El President Francisco Camps ha presentado ante sindicatos, asociaciones del tercer sector, organizaciones empresariales y representantes de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), el II Plan de Inclusión Social y Prevención de la Exclusión Social 2011-2013 de la Generalitat, que ha sido elaborado por la Conselleria de Bienestar Social. Un acto en el que ha participado el presidente de la Plataforma del Voluntariado Social de la Comunidad Valenciana y presidente de Patim, Francisco López y Segarra, entre otras entidades.

Durante la presentación de esta batería de medidas para fomentar el empleo y combatir la pobreza, López y Segarra ha insistido en la necesidad de que empresarios, administración y el tercer sector promuevan alternativas conjuntas dirigidas a fomentar el empleo y combatir la pobreza. “Hemos de andar el mismo camino, construir la tercera vía”, subrayó al tiempo que defendió que el plan debe ser “algo vivo” capaz de adaptarse a las necesidades que demanda la sociedad en cada momento. “Los colectivos más pobres son los que más sufren, pero no podemos olvidar que hay nuevos colectivos de excluidos muy cercanos a nosotros, los que están fuera del mercado laboral”, insistió.

La consellera de Bienestar Social, Angélica Such ha explicado que las principales líneas estratégicas del II Plan de Inclusión son “trabajar por una sociedad más cohesionada; garantizar la equidad en la educación; fomentar el acceso al empleo; avanzar en la salud como bien social y aplicar el I+D+i al tratamiento de la Inclusión Social”. En la ejecución de este Plan, la Generalitat destinará 1.396 millones de euros para ayudar a personas con dificultades personales, familiares, económicas y sociales. En este sentido, la consellera ha destacado que la situación económica actual requería un Plan para dar respuesta a las personas en situación de pobreza o en riesgo de exclusión social.

La titular de Bienestar Social ha explicado que la elaboración de este Plan se ha fundamentado en tres principios básicos. En primer lugar ha destacado “la participación”, ya que “hemos considerado que era imprescindible abordar esta planificación conjuntamente con todas las entidades de nuestra Comunitat que día a día vuelcan su esfuerzo en atender a las personas que están en esta situación”. Así, ha continuado asegurando que “entre todos hemos trabajado un documento al se han presentado 500 enmiendas, de las que se han aceptado el 80%”.

El segundo principio básico al que ha hecho referencia Such es la total implicación de la Generalitat ya que, “las políticas que diseñamos en este Plan -junto al tercer sector-, las van a desarrollan todos los departamentos del Consell”. Y ha destacado la colaboración entre administraciones, ya que “este Plan tiene vocación de municipalidad dado que el ayuntamiento es el primer lugar al que acude una persona que se encuentra en situación de pobreza, marginación o exclusión, para recibir una respuesta”.

Estructura del Plan

La consellera de Bienestar Social ha explicado que este nuevo Plan consta de cinco líneas estratégicas, con 54 objetivos y un total de 319 acciones vinculadas destinadas a resolver las dificultades personales, familiares, económicas y sociales de la población, incidiendo en la prevención, para evitar o minimizar estas situaciones.

Entre las acciones que se van a desarrollar destaca la aprobación de la Ley de la Carta de Derechos Sociales de la Comunitat Valenciana y la potenciación de los servicios sociales generales. Con el fin de garantizar la equidad en la educación, se van a desarrollar acciones encaminadas a la detección precoz de situaciones de desamparo o desprotección y a evitar el absentismo escolar. Asimismo, se van a desarrollar talleres formativos adaptados a las necesidades del mercado laboral para la inserción sociolaboral de personas inmigrantes.

Beneficiarios

El II Plan de Inclusión Social va dirigido a aquellas personas que, por falta de formación o hábitos laborales, tienen pocas posibilidades de acceder a un empleo; así como a las personas más desfavorecidas, bien por la situación precaria que atraviesan sus familias o porque se trata de grupos y colectivos vulnerables o en riesgo de exclusión social. También serán beneficiarios de este Plan las personas sin ingresos ni rentas, además de las personas que, por problemas derivados de situaciones afectivas viven procesos de deterioro personal.

Angélica Such, ha explicado que este nuevo Plan también ayudará a familias en las que ninguno de sus miembros disponga de ingresos regulares, familias dependientes de ayudas sociales, familias sin habilidades educativas y familias en proceso de integración. Por último, Angélica Such, se ha referido al II Plan de Inclusión Social como “un Plan realista y flexible, que será capaz de adaptarse a las necesidades sociales que se vayan generando”.