Nueve líneas estratégicas y 80 acciones a desarrollar en cuatro años. La Generalitat Valenciana ha presentado su Plan Valenciano de Salud mental y adicciones 2024-2027, un programa dotado con 283 millones repartidos en nueve líneas estratégicas. Las mayores partidas se destinan al modelo asistencial y equitativo basado en las necesidades reales de la población (86,1 millones) y a la atención a la infancia y la adolescencia (70,4 millones). En total, el Gobierno autonómico destinará 724 millones de euros a salud mental durante esta legislatura.

Patim ha asistido al acto oficial en el que el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón; el conseller de Sanidad, Marciano Gómez y el responsable de la Oficina Autonómica de Salud Mental y Adicciones de la Comunitat Valenciana, Bartolomé Pérez Gálvez, han analizado el contexto actual como punto de partida para exponer los principales compromisos a desarrollar durante su mandado. "Los datos son terribles y no se pueden esconder" ha lamentado Mazón, quien reconoce que las estadísticas sitúan a la comunidad autónoma como el territorio con peor promedio de escolares participantes en programas de prevención por centro educativo.

"Somos la tercera comunidad con la menor tasa de especialistas en formación y esto es algo fundamental; no es un tema económico, es que no hay recursos y nos lo va a haber en décadas", ha puntualizado Pérez Gálvez, que ha desgranado las diferentes partes de un plan transversal en el que están implicadas las áreas de Educación y Servicios Sociales.

Durante el acto se ha puesto el foco en la atención a la infancia y la adolescencia con la creación de los primeros servicios de Salud Mental de la infancia y la adolescencia infantojuvenil. "Tardaremos mucho en tener muchos psiquiatras y psicólogos destinados a ello, pero tenemos que dar ese empujón y que se vea que esto nos preocupa", ha indicado el impulsor del plan.

Por su parte, Gómez ha remarcado que el plan va a trabajar la prevención y ha defendido que se tiene que " prevenir la potencial aparición de una enfermedad en salud mental". Y es que, según datos oficiales, el riesgo de salud mental está entorno al 40%.

En cuanto a acciones concretas, el plan contempla una deducción fiscal, en el IRPF, del 30 % de los gastos generados por miembros de la unidad familiar que necesiten tratamiento por un problema de salud mental; subvenciones a programas de autoayuda que incluyan la contratación de personas con experiencia vivida; priorizar los trámites para la concesión de la Renta Valenciana de Inclusión y del Programa de ayudas al alquiler de viviendas, en personas diagnosticas de Trastorno Mental Graves, y fomentar su empleabilidad.

“Vamos a crear unidades de detección precoz en las escuelas con psicólogos de Salud Mental destinados a ellos. Es importantísimo saber matemáticas, historia, filosofía... pero más importante es preparar a los jóvenes para lo que viene luego", ha considerado Pérez Gálvez. En este sentido ha explicado que se creará una escuela online de padres y madres en Salud Mental y Adicciones, una sonda epidemiológica de Salud Mental en la población escolar y la cobertura universal en prevención de trastornos adictivos. Pérez ha asegurado que para cubrir estas materias se colaborará con las diputaciones provinciales. En este punto de su intervención, además ha anunciado la creación del Observatorio Valenciano contra el Estigma en Salud Mental y Adicciones. Además, ha abogado por priorizar la prevención con "base científica", "respetar los derechos humanos". Todo ello para conseguir el objetivo final que es el "fomento de la autonomía de las personas con trastornos mentales".